Temperaturas extremas de verano causaron efectos negativos en las manzanas

Las variantes Fuji y Cripps Pink son las más afectadas por este factor que generan un alto estrés fototérmico en los frutales.
Profesionales del Centro de Pomáceas de la Universidad de Talca se encuentran desarrollando nuevas selecciones de esta fruta resistentes a los factores del cambio climático.

El clima seco, el exceso de radiación y la baja humedad relativa del ambiente son los factores que han afectado a un amplio porcentaje de las frutas en la región del Maule, especialmente el cultivo de manzanas. Esto ha traído como consecuencia diversos problemas en la producción, como el cambio de las fechas de cosechas lo que ha generado daños importantes durante el proceso de almacenaje.
Las variedades más afectadas son Fuji y Cripps Pink, explicó el investigador del Centro de Pomáceas de la Universidad de Talca, Álvaro Sepúlveda. “Este verano presenciamos un mayor daño por sol y también condiciones de alto estrés fototérmico que tienen efectos negativos sobre la guarda de la fruta, esto produce ciertos tipos de desórdenes o alteraciones en la postcosecha”, indicó.
Por ello, el investigador hizo un llamado a los productores a tener precaución y mantener las medidas de mitigación que hagan frente a los efectos del sol y las altas temperaturas que se siguen presentando durante esta temporada. “A partir de la segunda mitad del verano hemos evidenciado temperaturas que bordearon o superaron los 30°C y posiblemente éstas se sigan manifestando por algunos días más. Los productores deben mantener sus medidas de mitigación del estrés con mallas o paneles reflectantes en el suelo, que deben ser instaladas en momentos especiales. De igual forma hay que cuidar el tiempo de deshoje que se realiza en algunos sectores del árbol para que la fruta tenga mayor color”, señaló Sepúlveda.

Nuevas selecciones para el cambio climático
En la actualidad, el Centro de Pomáceas de la Universidad de Talca junto a la empresa A.N.A Chile, con el apoyo de CORFO a través de BIOFRUTALES S.A, desarrollan un proyecto para la búsqueda de nuevas selecciones de manzanas, distintas a las tradicionales, que se adapten mejor a las condiciones del cambio climático. Se trata del Programa de Mejoramiento Genético del Manzano (PMG) que ya ha mostrado sus primeros resultados con cultivos más resistentes a condiciones climáticas tales como la alta radiación y la baja humedad de verano, en especial en la zona central del país.
Estas selecciones fueron presentadas en la segunda reunión técnica del 2024 que se realiza de forma bimestral para tratar temas relacionados a los estados fenológicos y avances de la temporada de este cultivo.
En el encuentro, la investigadora del Centro de Pomáceas UTalca, Daniela Simeone, explicó que las nuevas selecciones aún no han sido catalogadas como variedades, pero que tienen un proceso de producción similar a las que se encuentran en el mercado y una buena aceptación por parte del consumidor.
“Esta selección de manzanas ha sido escogida pensando en la adaptación al cambio climático, a la alta radiación, a la baja humedad relativa que se da en verano, lo que reduce el daño por sol, que es lo que más afecta a las frutas. Las pruebas de adaptabilidad las estamos ejecutando en nuevas zonas y también en las de cultivo tradicional, que es de Santiago hacia el sur. Las selecciones tienen muy buena calidad gustativa, llama la atención su jugosidad, crocancia, además del balance entre el dulzor y la acidez; sin embargo, la característica más deseada es su coloración rojiza que la hace muy atractiva a la vista”.
Se espera que próximamente, los nuevos cultivares puedan ser registrados como variedades y así poder introducir una nueva línea al mercado chileno que logre beneficiar tanto al productor como al consumidor.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *